GANCHO Y CROSS - Quique Rodríguez

25-3-09: LO QUE QUEDO DE LA VELADA DE ROSARIO: “Cinco aperitivos dignos de disfrutar”

Posted by Gancho y Cross on 25 de marzo de 2009

LO QUE QUEDO DE LA VELADA DE ROSARIO

 

Fueron cinco aperitivos

dignos de disfrutar

 

El discutido nocaut de Carlos Rodríguez ante Alberto Santillán, los peleones de Rossi-Farías y Alejandro Gómez-Almagro, la cómoda victoria de Obregón y el papelón en la lectura del fallo de Barboza-Monge. Todo, todo resumido en esta crónica.

 

 

POR ENRIQUE RODRIGUEZ

—————————————-

www.ganchoycross.com.ar 

 

Rosario (enviado especial) – La velada que se realizó en el estadio cubierto de Newell´s en la Chicago Argentina tuvo en Sebastián Luján-Charlie Navarro y Lucas Matthysse-Luis Ernesto José a sus protagonistas centrales de los duelos co-estelares. No obstante, los cinco combates complementarios que engalanaron la cartelera dejaron dejaron demasiada tela para cortar como para dejarlos pasar por alto.

En primer término, Carlos Rodríguez (28 años, 60,300, 20 triunfos, dos derrotas, sin empates, 10 K.O.) venció por nocaut en el 6º round a Alberto Santillán (misma edad y peso, 15-2-0, 4 K.O.) luego de un choque en el que el santiagueño venía abajo en las tarjetas y pudo darlo vuelta contundentemente con un final polémico.

Comenzó mejor El Puma tucumano que sacó mínimas ventajas en los dos primeros asaltos de escasos aciertos porque logró, en ocasiones, acorralar al Buby y asestarle contados ascendentes por dentro. En tanto, el pupilo del Cirujano Morales, de mayor altura y alcance, se llevó por escaso margen el 3º a partir de su prodigioso jab zurdo al rostro y sus veloces piernas para girar constantemente hacia el flanco contrario de la guardia de  su oponente y, de esa forma, no otorgarle un blanco fijo.

Habrá que reconocerle a Santillán su intento por avanzar sin desesperarse buscando una rápida definición pero otorgando grandes ventanas para las réplicas de su adversario, en un claro intento por agregarle un boxeo más atildado a su conocida garra. Es que confiando en esa estrategia, el tucumano también se alzó con el segmento 4º-5º ante la pasividad del santiagueño.

Y, dentro de la misma tónica, el finalmente perdedor venía ganando ampliamente el 6º y se encaminaba hacia una cómoda victoria en un choque pactado a 10 capítulos ya que, plantado inusualmente de contra, tomó mal parado a su contrincante y lo derribó con un

ascendente de derecha al mentón.

Sin embargo, su esencia de guerrero le hizo una jugada fatal al Puma que, como todo cazador salvaje, vio sangre y se abalanzó sobre una víctima que, segundos más tarde se transformó en victimario al hacerle beber de su misma medicina con un zurdazo de contra que lo volteó.

Santillán se levantó inmediatamente y escuchó de parado el rápido conteo hasta seis que le realizó Edgardo Sabino. E inclusive, le hizo caso a una equívoca orden que indicó el referee: caminar hacia el costado en lugar de hacerlo hacia delante. Pero, inmediatamente, el tercer hombre hizo caso omiso a la levantada de brazos del tucumano y continuó el conteo hasta el out.

Por supuesto que Sabino era la máxima autoridad sobre el cuadrilátero y estaba mucho más cerca que el periodismo para darse cuenta si El Puma estaba o no en condiciones de seguir. Pero lo cierto es que, a la distancia, pareció que el dirigido por Emiliano Márquez no estaba nocaut de parado, máxime por su inmediata reacción al darse cuenta de la resolución de Sabino, a quien quería comérselo crudo pero sus asistentes lograron disuadirlo con esfuerzo.

Se huele una revancha inmediata, dada la polémica definición, pero debido a lo expresado por ambos pugilistas a www.ganchoycross.com.ar, la misma se realizaría entre los plumas o los superplumas, los pesos que a ambos le sientan mejor.

 

ROSSI GANO BIEN PERO

¡OJO CON SU GUARDIA!

El crucero Rogelio Rossi (27 años, 89,500, 10-2-0, 5 K.O.) se alzó con una justa victoria por puntos en fallo unánime a Orlando Farías (35, 90, 16-7-0, 6 K.O.), demostrando una clara superioridad, prueba de la cual el árbitro Rodolfo Stella le realizó dos cuentas de protección al perdedor en el segundo y tercer round, por el intenso castigo al que estaba siendo sometido. Sin embargo, el bravo tucumano realizó una dignísima pelea y puso en algunas ocasiones en duda el triunfo de su adversario al inquietarlo en reiteradas oportunidades con sus voleados zurdos.

Las tarjetas de los jurados, un tanto exageradas a juicio de www.ganchoycross.com.ar, reflejaron las amplias distancias entre uno y otro: Edgardo Codutti: 60-52; Adalberto Lleonart: 60-53 mientras que Ramón Cerdán: 58-54. En tanto, nuestros guarismos fueron 58-54,5 para el triunfador.

No obstante, el zurdo nicoleño deberá aprender dos lecciones que le tuvieron que dejar este éxito: 1º) no ser tan inocente y exponerse como lo hizo a los voleados diestros de Farías bajando peligrosamente su puño izquierdo porque si no, lo pagará muy caro en el futuro ante un oponente que pegue más duro.

Y 2º) No sacarse él mismo el ángulo de disparo al abalanzarse sobre el rival luego de acertarle con una mano. Si corrige ambos defectos, Rossi podrá seguir progresando.

El pleito no comenzó bien para el bonaerense, quien cedió el primer capítulo a pesar de haber tomado la iniciativa y conectar un par de 1-2 aprovechando su mayor alcance. El tema fue que se dejó estar y recibió un par de directos seguidos de algunos impactos por dentro que lo hicieron vacilar.

Dentro de la misma tónica -Rossi atacando y Farías de contra-, el duelo cambió sustancialmente en el 2º en cuanto a la efectividad de uno y de otro. Es que el de San Nicolás comenzó a invertir reiteradamente a los planos bajos, especialmente por medio de algunos directos que le abrieron la puerta a una seguidilla de impactos que provocaron el primer conteo de Stella.

En el 3º, que también se lo llevó ampliamente Rossi, pasó de todo. Por un lado, Rossi recibió un tremendo cross derecho de Farías que lo conmovió y luego de vacilar, el tucumano lo abrazó para que terminaran cayendo juntos al tapiz, por lo que el árbitro le descontó un punto a este último. Trascartón, furioso por la situación, Rossi asesta un terrible uppercut zurdo seguido de una andanada de golpes a los planos bajos que provocaron un segundo conteo de protección de Stella a un Farías que parecía estar en situación de K.O.

Dudas y cabildeos se sucedieron en el rincón del tucumano durante el descanso del cuarto round. Hasta que finalmente, el rincón de decide que Nocaut seguiría la lucha. Y lo hizo con nuevos bríos adjudicándose eses asalto a partir de cuatro claros voleados siniestros de contra que se colaron uno tras otros al rostro de un Rossi al que le provocó un corte en el arco superciliar derecho.

De todas formas, en los dos últimos, el nicoleño retomó la iniciativa y, luego de haber ganado el 5º, se estaba adjudicando con claridad el 6º despidiendo directos al rostro, pero volvió a recibir algunos swings que le reabrieron la herida ocular provocando el ingreso del médico, quien autorizó a seguir al vencedor luego de algunas dudas por la profundidad del corte. Sin embargo, tras el pleito, se pudo observar que la decisión del facultativo fue correcta ya que la lesión jamás comprometió la visión del triunfador.

 

GÓMEZ-ALMAGRO: PIÑAS

VAN, PIÑAS VIENEN

 

En un pleito de livianos rosarinos luego de cuatro intensos asaltos cambiantes, parejos y de tome y traiga, Alejandro Gómez (31, 61,200, 10-16-3, 1 sin decisión, 2 K.O.) venció por puntos en fallo dividido a Leandro Almagro (30, 60,300, 9-10-1, 2 K.O.), tras haber caído ambos en el primer round. La mínima diferencia en la tarjeta de los jurados la provocó la segunda visita al tapiz de Almagro, allá por el tercer capítulo. Las tarjetas de los jurados fueron las siguientes: Hugo Ramírez: 39,5-38,5 y Nicolás Benítez: 38-37,5 a favor de Gómez, mientras que Ramón Cerdán premió el empuje de Almagro: 38-37,5.

 

LUCAS OBREGON: BIEN

El novato rosarino Lucas Obregón (60,200, 2-0-0) dio una muestra de prematura madurez boxística para superar ampliamente en las tarjetas al bonaerense Oscar Mutuverría (23, 60,900, 5-5-1). Los jurados dictaminaron unánimemente el éxito del local: Edgardo Codutti: 40-36; Adalberto Lleonart: 40-38 y Ramón Cerdán: 38-37. En tanto, la balanza de www.ganchoycross.com.ar se inclinó hacia el mismo sector: 40-36,5.

Dentro de un ritmo lento y deslucido, Obregón se adjudicó dos primeros asaltos sobre la base sorprender con una mayor movilidad y ganar tanto la larga distancia con disparos rectos así como también la corta para acertarle algunos cruzados de derecha.

A pesar de ser más alto, un pasivo Mutuverría jamás le encontró la vuelta al trámite hasta que en el tercero pareció entregarse a su suerte cuando un cross diestro de Obregón lo hizo patalear obligando el conteo de Juan José López.

En el 4º y último, no conforme con la ventaja, Obregón conectó otro impacto similar al del 3º que estuvo a punto de tirar a un Mutuverría que se conformó con el módico premio de llegar a escuchar las tarjetas.

 

BARBOZA-MONGE Y

TODA LA POLEMICA

El otro duelo entre rosarinos empezó caliente, siguió caliente y terminó caliente. Es que el invicto zurdo superpluma Pablo Barboza (24 años, 58,900, 6-0-0, 3 K.O.) ganó claramente la contienda en las tarjetas a su coterráneo Eduardo Monge (29, 4-5-1-, 1 K.O.), pero su único e importante pecado fue haberle impactado, en el 3º round, un golpe a su adversario mientras estaba en el suelo tras tirarlo con un impecable cruzado zurdo. A nuestro entender, el árbitro Jorge Basile debió ser más enérgico con las atribuciones que le otorga el reglamento, ya que decidió quitarle un punto a Barboza por esa acción ilícita cuando habría correspondido la descalificación lisa y llana por esa burda maniobra.

Para sumar estupor a la contienda, en es mismo asalto, Basile le descontó una unidad a Monje por un supuesto e imperceptible golpe bajo por el que Barboza ni siquiera mosqueó.

Encima, en el 4º, el árbitro llamó al médico de turno para que revisara el ojo derecho, absolutamente cerrado y en compota, de Monje, a quien increíblemente dejó seguir, exponiéndolo a un castigo inútil ya que las cartas estaban echadas.

Los tres jurados fallaron a favor de Barboza: Edgardo Codutti: 39-38; Ramón Cerdán: 39-35 y Adalberto Lleonart: 39-36, mientras que www.ganchoycross.com.ar vio 39-35,5.

Queda claro que el dominio de Barboza fue amplio y que, plantado en posición de contragolpeador, se adjudicó los cuatro asaltos, habiendo sido el 1º y el 4º por escaso margen, el 2º con algo más de luz a partir del acierto tanto de directos a los planos altos como de la combinación de ganchos abajo y cruzados de izquierda al rostro.

Pero para sumar mayor confusión aún, el anunciador leyó equivocadamente las tarjetas proclamando vencedor a Monje. Tras un lapso de rechifla generalizada y estupor, se dio el fallo correcto finalizando una comedia de enredos muy difícil de graficar.

 

 

 

MAÑANA, JUEVES 26 DE MARZO:

MI COMENTARIO DEL RESTO DE LA VELADA DE CASEROS; ADEMÁS, VOTÁ POR LA 8VA FECHA DEL PRODEBOX: ¡¡¡APURATE: MIRÁ QUE EL TIEMPO PARA HACERLO POR LA PRIMERA PELEA VENCE EL VIERNES 27 A LAS 8 DE LA NOCHE!!!

¡¡¡¿TE LO VAS A PERDER?!!!

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.